martes, 29 de diciembre de 2009

apuntes fragmentados

¿Qué parte de este cuerpo
esqueleto desmembrado
asoma en la costura
azul del sueño?

¿Qué parte es la que sobra
la amputable
donde el cáncer
el dolor o la gangrena
no retoñan?

Tomo tu ala
también tu vientre
y echo nido
sobre un hueco de este viento
aún tibio
salpicado de silencios confundidos
y palabras bien trenzadas
aunque no menos amargas

Sólo sé
que en la hora de tu vuelo
el quejido de campanas
amansadas por el tiempo
tras las luces ambarinas
de este día que aún no despierta
queda a la deriva
entre la ira y el dolor
de mis ojos desvelados

domingo, 27 de diciembre de 2009

espacios conmutables

En estos los espacios conmutables,
¿quién aguarda?

Damos otra vuelta
a la manzana del alma
y llamamos
al portón de los silencios.

Nadie.

Sólo ausencias desatadas.

Inútiles palabras.

Líquido misterio
que desciende
en ríos
de aguas parcas.

Aguaceros
rencorosos
que reclaman
y devastan.

Nada impresa
en la cuenta infame
de un reloj de arenas
movedizas.

Débil mano.

Ojos sordos.

Risa absorta.

Vacío inconmutable
donde el último asalto a la razón
está pendiente.

jueves, 24 de diciembre de 2009

xvi multitud

Multitud
Escombros

Despojos aferrados al silencio

Eco ausente
Inapelable

Famélica intención de estar soñando
A ciegas
Para no entender qué está pasando
Para no perder el equilibrio
Y al abrir los ojos encontrarte
Con el cuerpo destrozado
Para no gritar un nombre
Para no pedir que vengan a decirte que estás vivo
O eres sólo un recuerdo de familia

Multitud
Para irse acostumbrando
A estar muriendo

28 septiembre 1985

miércoles, 23 de diciembre de 2009

xiii brote torrencial de sangre

Brote torrencial de sangre
de sesos
de vísceras
de huesos
de rostros desahuciados

para no entenderlo nunca
perdido en el disfraz de tierra

¿hay alguien que extravió un cadáver?
¿alguien que perdió su miedo?

Porque hoy sobran
dos
cinco
miles de huecos
en familia

y allá brillan
sobre el tiempo
ansiosos y
terribles los gusanos

25 septiembre 1985

martes, 22 de diciembre de 2009

x pretendo no entender

Pretendo no entender
gritarle puta
a la mirada que se pega al tiempo

al asco
al vacío que instiga la memoria

al aroma del sexo
que se funde en un segundo

a solas
para no entender
por qué tanto delirio

México, D. F., septiembre 1985

viernes, 18 de diciembre de 2009

despedida

A Martha Elisa Acevedo Zárraga

Adornos de tristeza desbordada
recubren deslumbrantes a tus ojos,
quienes tratan en vano de ocultar
-desviando de mis ojos la mirada-
un suspiro por ellos musitado.

Extraña ante nosotros es la noche
como extraño el temblor que nos delata,
sin la calma de ayer en tus mejillas
dictando a mis dedos el camino.

Un suspiro en tu pecho sofocado
deshace de mis labios la sonrisa
que otras veces feliz nos conjugara
el amor juvenil y la tormenta.

Y fue mucho el dolor que no mostraste,
pues tus labios herméticos callaron
temiendo quebrantar el duro broche
del lúdico silencio de la noche.

Sin poder aguantar más el momento
mis manos temblorosas te rodearon
y mis labios ansiosos te buscaron,
desnudo de mi orgullo fue el intento.

El valor que de pronto te envolvió
-con mirada sarcástica y burlona-
al instante de débil me acusó
y fue inútil pactar con nuestra pena.

Abril 1982

a mitad de la luz

A mitad de la luz
a la intemperie
a la izquierda de los brazos
a la sombra de las sombras
y los cuerpos desgastados
al amparo de otros pasos
por caminos multiformes
llego
       llegas
               llegó
todos llegamos
en el parto prematuro
de la luna
rémoras prendidas
a su ombligo poderoso

y nacimos de su llanto
y bebimos de su leche atormentada
y crecimos a resguardo de su voz casi murmullo
a la sombra de su vida estéril
entre el frágil parpadeo
de sus ojos lastimados

y hoy somos en la cuenta
la última locura en la marea del día

lunes, 14 de diciembre de 2009

espera

Te espero,
amorfa golondrina de hojalata,
frenético crujir de huesos oxidados,
como eras en el último reducto de la tarde,
esa tarde del remoto otoño.
te espero,
mujer de piel de ángel en brama,
fantasma del asfalto,
cuando llegues encendiendo faros y sirenas
y el aroma de cigarros
irrumpa en la quietud del cielo;
cuando el pálido excremento de las horas
no quepa más en tu cordura,
y no te sirva el silencio que, aún intacto,
se vuelve ave transmutada entre los diarios.
te espero,
agónica y resucitada
con el ansia de una flor de luna
y el sueño vagabundo entre las manos,
arañando las ventanas,
empapando de sudor la almohada.
sé que entonces
volverás con alas afiladas,
con un parche de pirata en tus dos ojos,
y partirás por su mitad la madre
de este corazón resucitado,
que limpiarás con mano absurda
las gotas de un suicidio arrepentido,
sin bote de basura adónde huirse.
es por eso que te espero,
─no lo sé, pero aún espero…─:
esquizofrénica o demente,
sin la cara torpe de los arrepentidos,
sin traer a cuestas los pretextos...,
sola con el ansia por llegar,
dejándote arrastrar
por el aroma tibio de carne abierta
y un viento de palabras asoleadas.
sólo entonces volverás,
amorfa golondrina de hojalata,
aclamada por un coro de gusanos
putrefactos,
y yo, cadáver en recuerdo,
dulce sueño de noches tumefactas,
devolveré a tu cuerpo los excesos
que aún nos atan.

viernes, 11 de diciembre de 2009

sin título 2

I

Tuya es la palabra
la que aún no tiene nombre
pero va de boca en boca,
la palabra beso ahora sin dueño,
la palabra que tímida
se arrastra por la oreja
y entre ruidos de sordera
y equilibrio
te convoca.

Tuya es la palabra
aunque aún no sea palabra
ni alfabeto ni papel ni nada,
la palabra que se piensa o imagina
la que sola es un deseo in-consumado,
la que es óvulo y esperma,
la incestuosa del silencio,
la que gruñe a Dios cada mañana
porque sabe que en el fondo
él es culpable.


II

Palabra que es migaja
entre la lluvia

palabra condonada
algunas veces

palabra entre las manos
que es ausencia

palabra desahuciada
y sin sentido

palabra negación
odio o clemencia


III

¿A qué huelen las palabras? Te preguntas
si el sabor incierto de los puntos suspensivos
es parte del vacío donde caen los sueños
y en este tu lenguaje de hojarasca desbocada
la tierra no es más que otro retoño de lo oscuro
un mucho de lo absurdo del amor que insatisfecho
entre noches desoladas se revuelve

¿A qué saben las palabras? Te preguntas
si el color desnudo de sus letras en tu boca
sus comas, sus puntos e inflexiones, los acentos
son como la sal exacta y el azúcar de los gritos
o el amargo clímax de la infamia que recala
mucho tiempo después que la tormenta
es muesca de silencio sobre el cielo


IV

¿Qué son, pues, las palabras
que a fuerza de gritarlas se hacen
nudo?

Palabras que de tierra o piedra
duelen y amedrentan

Palabras que sin voz
reniegan
y son cárcel, muerte,
encono que tal vez nunca descansa


V

Voz que pura,
sin el ocre sabor ya de la sangre,
roza con su ala
nuestros tímpanos de arena.

jueves, 10 de diciembre de 2009

fantasía

Sólo se ve la mar
yendo a perderse dormida
en los brazos del inmenso océano
y el aire del verano
arrastra en su cantar
la soledad del día
hacia aquel triste puerto
aquel lugar desierto
donde sola siempre se halla
sobre la áspera arena de la playa
la dulce y engañosa fantasía

¡Triste y desolada isla
a donde nada llega!

miércoles, 9 de diciembre de 2009

vida...?

El cielo se haya herido
De su pecho mana sangre
Sangre por doquier de sus heridas
Y a cada instante se va su vida,

Los chacales lo rodean
Aullando de gusto y alegría,
Por beber el rojo néctar
Entonan furiosas melodías.

Aves de rapiña en torno suyo
Giran sin cesar y sin cansancio,
Esperando que la muerte
Descargue sobre el mártir su guadaña.

Pero... así es la vida,
Orgía de terror y muerte:
El hermano al hermano mata,
El hijo al padre ataca,
El hombre ultraja al hombre
Todo cual terribles fieras.

Nido de víboras y alacranes
Conviviendo en terrible danza,
Sangre y masacre, llanto y desdicha,
Muerte sin fin… ¿qué es vivir?

Escapar de las garras de la vida
Y vivir con gusto y alegría
Sobre los negros brazos
De un sueño sin final.

     Despertar
     De esta horrible
     Y sangrienta
     Pesadilla,
     ¿Es vivir?


México, D. F. 1981

martes, 8 de diciembre de 2009

ventanal

-En la calle limpia
vestida de andrajos-

A paso lento
y a la luz del día
las ratas desgranan
pedazos de un cadáver.

Un poco más allá
-queda el recuerdo
de una choza que hubo antaño-
niños desnudos que lloran
pidiendo mendrugos de pan
mientras ruegan por un padre
que insepulto quedó.

Un poco más allá
-allí donde el esmog
y las aguas negras moran-
yace de bruces,
loado en tierra,
un recuerdo vuelto polvo.

-¿Los ojos se nublan?
¿Tal vez es un sueño?-

Hermosas mansiones
cubiertas de mármol;
inmensos jardines
suntuosos, superfluos;
maderas preciosas
de bosques lejanos
son sillas y mesas
al fin de sus años.

Manjares sutiles
que sacian el hambre;
paredes con Rembrant,
Tizianos, Da Vincis.

-¿Sueño en verdad?-

Veo venir un Mercedes Benz
     A paso lento un campesino
Abre sus puertas la Quinta
     Hacia una choza derruida
Donde le esperan diez mozos
     Donde hambriento ladra un perro
Uno comerá en la mesa
     El otro comerá en el suelo

-¿Será que el cristal
que cubre mi ventana
tiene algunas manchas?
¡No, tal es la realidad!-


Septiembre 1982

lunes, 7 de diciembre de 2009

ángel

Ella es ángel que no cae
pesan de dolor sus alas
pero el viento la sostiene
y la lleva a cuestas
por el suelo de aire.
─¡qué ángel tan grotesco!
─dicen unos al pasar
sin ver bajo su piel
las tenues alas.
porque es ángel
quizás verde, azul,
o pardo;
ángel que disfraza
su osamenta,
que se arranca el pelo
si se angustia,
que guarda bajo el pecho
los deseos
y esconde con la noche
su vejez de pájaro,
que no cree ser inmortal.

martes, 1 de diciembre de 2009

retoños

No sé si retoñan los poemas
si ya secas sus hojas
con el  tiempo
sirven de algo
los cuidados intensivos,

si al dejarlos olvidados
en mitad de un libro
asoman de sus páginas
temblando como el niño
que despierta en casa ajena,

si en las tardes
se escurren presurosos
de sitios concurridos
como amantes que rehúyen
las miradas
deseosos de misterio,

porque hay noches
de murmullos
de moscos invisibles
sedientos de más sangre
de polillas de papel
bajo mi lengua
de palabras
que asolan las paredes

viernes, 27 de noviembre de 2009

oración de amores disidentes

De todos los amores
aquellos los bastardos
disidentes, alfabetos
que sufrieron la desidia
y el delirio de los días
agostados,

de todos los amores
los sin nombre
los furtivos, callejeros
que en el alma ahogaron
su misterio
al cerrar la puerta,

de todos los amores
los sin cuenta
los que ya no volverán
de todo olvido
porque no son llaga
donde encuentres
presas tus diez manos

serán ellos
los que un día te nombren
y te llamen polvo, musgo
hiedra, grafiti
como si la ausencia
no bastara

domingo, 22 de noviembre de 2009

cinco coemas

1
Búsqueda.
El día que sepamos
qué buscamos
todo habrá terminado.

2
Grito.
Hay ecos que tienen
la respuesta,
pero callan.

3
Nube.
Es de Dios
otro bostezo
porque a veces
también duerme.

4
Muerte.
Abstracto de la noche,
ojos que cerrados
ya no duermen
y frío es su silencio.

5
Río.
Agua desnuda
que amamanta
nuestra tierra
de sed
inquebrantable.

viernes, 20 de noviembre de 2009

sin título 1

Son quizás las palabras
dormidas entre libros
las que un día se despiertan,

aquellas que sin cauce
se desbordan
en pos de un río de tinta
casi seco,

pájaros desnudos
que en cantos de polvo
derraman su silencio.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

por amor al arte

Por amor al arte
arrancamos nuestros brazos
quebramos nuestras piernas

y un día maquillado el rostro
con máscaras de lodo
salimos tras las prisas
desterradas del alma

y al fin ya resignados
bajo el ala del ángel
otra vez somos nosotros
nuestra ofrenda

Tuyos eran los ángeles de barro
que en mi calma nocturna había logrado
hacer a tu imagen, ¡fantasma soñadora!
Y me elevé cual un triste fantasma
con mirada y alas de silencio
en tu espacio de musa protectora.
Porque fui de barro y tú mis alas.