sábado, 23 de enero de 2010

ángeles de barro (I)

para maría ángeles sánchez padilla

¿Quién, si yo gritara, me oiría entre las jerarquías
de los ángeles? Y aun suponiendo que, de pronto,
uno de ellos me apretara contra su corazón, yo sucumbiría
ante la existencia más fuerte. Pues apenas la belleza no es sino
el comienzo de lo terrible; apenas la soportamos
y si la admiramos es porque desdeñosamente no se preocupa
por destruirnos. Todo ángel es terrible.

Rainer María Rilke, Elegía Primera.

Tuyos eran los ángeles de barro
que en mi calma nocturna había logrado
hacer a tu imagen, ¡fantasma soñadora!
Y elevéme cual un triste fantasma
con mirada y alas de silencio
en tu espacio de musa protectora.
Porque fui de barro y tú mis alas.

josé manuel ortiz soto, pálidas sombras.

Una vez -sólo una-
cuando una extraña voz tocó mi sueño
e hizo que mi cuerpo estremeciese,
abrí los ojos y miré el abismo:
terrible oscuridad caló mi vista.
Mi vista se encontró palpando el sueño,
el sueño al contemplar la Nada,
la nada de que el mundo estaba hecho,
mas ante mí ya no había nada.

Una honda desazón cimbró mi pecho,
la calma se perdió en la noche
-porque noche ahí era todo-.
“¡Todo era la noche y nada más”,
clama hoy mi mente.
El humo de cigarros saturó el ambiente
y en viva pesadilla me incliné al abismo
ante todo lo que el tiempo había negado,
mas ante mí ya no había nada.

No pude más que comprender mi engaño:
pues la Muerte de quien yo me había ocultado
a mi lado se hallaba ahorita mismo.
¡Oh, la Muerte! ¡Yo mismo en mí la Muerte!
¡Ser yo mismo allí la Muerte!...
Consciente que poco era mi tiempo,
que el siniestro final cerquita estaba,
arranqué mi alma y la arrojé al abismo:
a ese abismo que ante mí ya no había nada.

Fui cayendo sin saber a dónde,
a dónde el presente me arrastraba
dejando muy lejos el pasado;
pasado, añoranzas ... no alcanzaban
mis gritos terribles ni los rezos
pues desnudas mis súplicas quedaban
llenando de estelas y fragmentos crudos
mi sexo, mi cuerpo, todo espacio
de rara incongruencia ante mis ojos.



1 comentario:

Lily dijo...

Hola, nuevamente lo felicito por su manera de escribir, me gusta mucho.
Sabe hace poco termine de leer su libro angeles de barro y como que me quede con ganas de leer un poco mas. ¿para cuando tendremos la segunda parte? Felicidades por ese don que tiene por escribir.

saludos. Lily