jueves, 25 de marzo de 2010

el lugar para un perro en la escalera (1)

1 in-esperanza

tengo mi corazón silencio, oscuro,
acurrucado en el fondo
de un cajón de piedras sin ventanas;

tengo mi corazón sin nombre, extraño,
recuerdo inverosímil de hoy y siempre;
y en él guardo mutismo y fantasmas;

ya no tiene lugar para otros ojos,
para echarse en la arena a oír gaviotas
o arrancar a los días los retoños;

ya no tiene lugar para otro gesto,
a la hora en que etéreas las tormentas
en convulsa penitencia, más se acercan.

1985

No hay comentarios: