sábado, 30 de octubre de 2010

declaración de amor irrevocable


Te amo: no hay forma de negarlo, y yo lo acepto.
No hace falta que vayamos al principio
para dar con la génesis de nuestra historia;
somos entes que un día se aparecieron
en un sitio, en un instante…
lo demás conforma hoy su destino.
Te amo, y lo acepto con todas sus palabras,
con ese mucho o poco riesgo que conlleva
amar a una mujer cuasi intangible;
con todas las pasiones que el amor exige
cuando hace de los días su andar de pasos lentos
entre nubes, un decirlo todo entre silencios
que son gritos o un callar furioso que se escucha.
Porque nada estaba decidido entonces
andábamos a tientas de otros cuerpos
en la búsqueda constante que el placer exige,
en esa incontenible prioridad no bien reconocida
de sentirse amados, aun sin aceptarlo.
Y ahora que ya estás aquí , mujer, te amo,
no me resisto, no me impongo revocarlo,
no me doy una salida fácil;
soy consciente de toda la inconsciencia
que el amor suscita, lleva, exige,
de la parte de amar que a mí me toca.

Imagen de James (Lluís Pons): Lectura.

sábado, 23 de octubre de 2010

poema para nacimiento*


Para Ireri Alejandra, en sus 19 años;
te amo, hija grande.

Creces ―árbol―
hacia dentro de la tierra
eres el abrazo
alrededor de nuestro pecho
que nos brinda aliento
el ancla sostenida
al mar de nuestros sueños
y silencios
en cóleras de tiempo

creces
y te amo más bebé
porque te siento
tras la luz
de piel de madre
y respiro de tu húmeda
silueta
porque eres esa sombra
que no cabe
en otro vientre
cuando dice “sí,
papá, mamá,
soy niña”
con sonora voz
de dos patadas
que cimbra la cáscara
de piel que encierra
el tiempo

*Tomado de ángeles de barro (selección de poemas 1981-1991), en edición.

domingo, 17 de octubre de 2010

sin título


en nuestra inquieta vocación de sombras
no acordamos condenarnos,
aceptamos el silencio como manto
y las horas requisadas como templo;
nos llamamos por el nombre que deseamos
en el íntimo alfabeto de los cuerpos.

en nuestra inquieta vocación de sombras
no hubo entre nosotros un consenso,
sólo aire que estremece y entreteje
la trama del amor un tanto absurda,
el espacio que las tardes ordenaban
febriles de ausencias y despojos.

en nuestra inquieta vocación de sombras
hicimos de nosotros una sombra.

Imagen tomada de la red: Paseo de los tristes.

sábado, 16 de octubre de 2010

aquí comienza tu nombre


Aquí comienza tu nombre,
Camila Ixchel,
en este punto de la piel
donde la puerta está cerrada
y atentos vigilamos;

aquí comienza tu nombre,
junto al nuestro;
entre gritos de franca algarabía
y un llanto silencioso
que hoy es nuestro,
por tenerte.

Aquí comienzas tú,
como nosotros,
todos niños divertidos
y asustados;
todos duda y esperanza.

Imagen de jmos: Camila Ixchel.

sábado, 9 de octubre de 2010

salomé


Son mis manos, Salomé, las que debieran estar en tu bandeja;
sólo ellas,
no otra parte inocente de mi cuerpo.
Toma mis manos,
sean la ofrenda que te ofrezco
como trozo verdadero de la vida que aún me queda;
que el alud de tu tormento enfebrecido
no dé queja.
Son mis manos, Salomé,
la parte central de mis historias,
son ellas las que escriben con silencio de letras invisibles,
las huellas que se sienten y te queman,
los gusanos ponzoñosos que arrastran por tu piel abierta
un vendaval de sueños pesadillas.
Son mis manos, Salomé, las putas, las ansiosas,
las traidoras, las que saltan al trapecio de otros cuerpos…
devuelve a su sitio la cabeza que tomaste,
que yo entrego a tu locura mis apéndices carnales
para que hagan de tus noches
la paz y tus delirios.

De: Apuntes de música, ópera.
Imagen, raqueladh: manos.

sábado, 2 de octubre de 2010

apuntes en la piel


I
he tatuado mi cuerpo
con todos los principios
y las formas de tu nombre
y lo siento palpitar cien veces
en el marco de la noche
como un niño inquieto
al que duele tu misterio
pero luego manso
cobijado por la brisa
intempestiva de tu boca
se estrecha y se adormece
junto al clímax de tu piel
clara y secreta

II
no me sobran contigo los silencios;
exactas se acomodan las palabras
cuando son oídos, manos, labios, sexo…
kilómetros de voces recorridos.

III
será en el caligrama de tu piel
donde te encuentre un día, álgida de ti
y de todos los principios comenzados,
cual libros que al final ya no se entienden

IV
tocaré a tu piel cada mañana
y cada noche
y en mi nombre seré ese mensajero
que del tiempo ya no implora
su misterio
porque tiene del reloj las flores
y los tallos
porque lleva siempre en la memoria
de su boca
el íntimo alfabeto de los labios

V
tu piel es mi piel, elemento que mis manos toman cautas, y al roce húmedo de mi silencio, estalla;

tu piel es mi sueño, la eléctrica figura que ilumina mi palabra oscura, que erecta mis sentidos cuando muerde o lame los caminos de mi vientre; cuando vuelta voz araña mis orejas, y conforma su delirio;

tu piel eres tú con tantas manos, tantos labios, tantos sexos encontrados…

Imagen de raqueladh: Tu piel en cada rincón.