sábado, 30 de octubre de 2010

declaración de amor irrevocable


Te amo: no hay forma de negarlo, y yo lo acepto.
No hace falta que vayamos al principio
para dar con la génesis de nuestra historia;
somos entes que un día se aparecieron
en un sitio, en un instante…
lo demás conforma hoy su destino.
Te amo, y lo acepto con todas sus palabras,
con ese mucho o poco riesgo que conlleva
amar a una mujer cuasi intangible;
con todas las pasiones que el amor exige
cuando hace de los días su andar de pasos lentos
entre nubes, un decirlo todo entre silencios
que son gritos o un callar furioso que se escucha.
Porque nada estaba decidido entonces
andábamos a tientas de otros cuerpos
en la búsqueda constante que el placer exige,
en esa incontenible prioridad no bien reconocida
de sentirse amados, aun sin aceptarlo.
Y ahora que ya estás aquí , mujer, te amo,
no me resisto, no me impongo revocarlo,
no me doy una salida fácil;
soy consciente de toda la inconsciencia
que el amor suscita, lleva, exige,
de la parte de amar que a mí me toca.

Imagen de James (Lluís Pons): Lectura.

1 comentario:

Rosio dijo...

Soy consciente de toda la inconsciencia que el amor "conlleva", me gusta, lo acepto.
Muy bonito Manuel, un fuerte abrazo.