domingo, 21 de noviembre de 2010

amores disidentes


Un día te amaré sólo en mi nombre
en ese que me guardo casi entero
y saco a ventilar muy pocas veces;
el que externa mis rasgos más sencillos
e inexplicablemente nadie entiende.

Un día te amaré ya en paz, sin sombras,
alejado del vórtice del tiempo,
vuelto infante que juega en el camino
con los viejos recuerdos recabados.

No sé cuánto perdure en sí el amor
―no te extrañes, tampoco lo preguntes―
porque el tiempo es capricho, un mal aliado
que jovial viene y toca hasta tu puerta,
o es el viento que infame la derriba.

Imagen de raqueladh: Un ojo.

2 comentarios:

Rosio dijo...

Imposible para mi negar que la poesia es de lo que mas disfruto.
Este es muy bello.
Amigo gracias por compartir sus letras.
Abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

El gusto es mío, Rosío. Que haya quien lea lo que uno escribe, siempre será placentero.
Mi gratitud. También abrazos.