jueves, 13 de enero de 2011

donde la noche abre la puerta, aguardas


Donde la noche abre la puerta, aguardas,
pasajero de un tren que ya no vuelve,
vigilante de sombras que a escondidas
entran a casa como a su propia morada

eres tú, quizás, el viento que se arroja firme
en ese jugueteo inquieto que acaricia la madera,
que muerde su árida osamenta de árbol
y hace tanto negó la redención al cielo

sólo serás tú, y todas tus sombras,
el destino que aguarda en la otra calle
el paso de un tren que ya no vuelve
y entre sueños para su rechinar de hierros


Imagen tomada de la red.

2 comentarios:

Patricia dijo...

Los últimos 4 versos, duelen.
Chapeau!

josé manuel ortiz soto dijo...

Gracias, Patricia.
Va otro abrazo para ti.