viernes, 11 de marzo de 2011

musa enferma


Que se ha enfermado la musa, me comentan;
que sus ojos, de profundas alegrías,
son dos rayas de horizontes confundidos.

Que se ha enfermado la musa
y le duele el tiempo como nunca,
el frágil elemento que hace de su vuelo un canto
con agudos arañazos la acaricia;
y le tiemblan gotas de silencios afligidos
en  la sonrisa;
sombras de palabras crecen marginales en su vientre;
alas de misterios imposibles le derraman llantos secos
de antiguas alegrías.

Y yo aguardo, triste poeta de su audiencia,
a que la musa se despierte
y vuelva sobre el mar sereno de la calma ansiada,
que me salte encima como el viento que vuelto hembra
toma del amor todo su mejor tiempo.
Que me exija las palabras que su nombre inventa
y haga de mi piel caro inventario.

Imagen tomada de la red.

6 comentarios:

Patricia dijo...

Por lo que ha leído, ya tienes a tu musa José Manuel

ROSIO dijo...

Hermoso!!!
Permiso!
Abrazo.

Adivín Serafín dijo...

Sopas de ajo
con amor y deleite,
para sus horas agrias
de desconfianza,
para cuando se va de francachela
y me deja solo,
sin su inspiración
sin su sabor a clavo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Patricia, si mal no me acuerdo son ocho musas, más Sor Juana Inés de la Cruz, son nueve.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Ya sabes, amiga: adelante.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Adivín, hasta se despierta el apetito; me reocordó algunos de los poemas de un poeta mexicano Alejandro Aura.

Un abrazo.