jueves, 9 de mayo de 2013

fundamento



no eres tú la razón de mi silencio
tampoco lo son esas palabras vueltas prosa
que me duermen y despiertan
que asoman en mi sueño y echan nido
que amamantan monstruos de dos y diez cabezas.
pero ¿cómo he de negarme a ellas
si también son hijas tan queridas,  
tan mi sangre amalgamada,
tan bastardas?
si rasco su escama dolorida
sangra un arcoíris negro
y en su llanto pétreo escampan
ansias, des-locuras.
no soy yo -tampoco tú-
es la palabra que de vez en vez
muda de piel y calla
pero en su carne es la misma

imagen tomada de la red.