martes, 16 de julio de 2013

espiral



Para Alejandra Méndez Colín

… después
tal vez la casa
            la calle
            el campo
la iglesia de bolsillo
en la mañana
periódicos fantasmas
y café
            de esquinas
juntar en la memoria
los recuerdos del maestro
                        y del amante
las frases impresas en los libros
                        el cambio
                        que se queda
                        para ser devuelto
                        a un pordiosero
que sin dar las gracias
se irá rezando

Comprender que ha sido cierto
                        que las alas temblorosas
                        se desgarran
                        sin un vuelo
y ausente de la clase
                        confundida
se sienta a devorar su pelo
                        y las uñas
                        y los brazos
                        y la carne
para verse descender cada mañana
por una hebra de su sueño
a la falda del cuerpo
que se pisa a diario
con el gesto rígido
de un paso entorpecido
                        brutalmente

Volverse atrás
sería estrechar las manos
                        besar el vientre
                        de las huellas
y los brazos cansados
de lucir palabras
que a solas contemplan
el carnal sujeto
del instinto encadenado
husmeando entre las piernas
el calor del sexo
con la prisa franca
                        extraña
del ansia perpetuada
                        diariamente

… después


México, D.F., 1984

Imagen tomada de la red

2 comentarios:

Anónimo dijo...

bello...saludos
ROSIO

Nel Morán dijo...

Precioso.

Saludos